miércoles, 29 de mayo de 2013

Tiramisú

 Esta receta es de mi tía abuela Amparo, la primera vez que comí tiramisú fue porque ella lo hizo, y la verdad que sólo he comido esta receta, así que aunque diga que está riquísimo, no puedo compararlo a otros tiramisús, pero de verdad, de verdad, que está exquisito.





Además de estar muy rico, este postre es fácil fácil y suele ser un triunfador, a todo el mundo le gusta, la combinación de sabores es increíble y hace que sea uno de los postres que más me gusta ¿Porqué a quién no le gusta la mezcla de café con chocolate y un tono de licorcillo? Acompañado además de una crema muy fresquita y muy muy rica y poco dulce.






Además de la combinación de sabores, tiene también dos texturas, la cremosa del mascarpone y la nata y el toque de los bizcochos duros, que para mi gusto son los mejores bizcochos que podemos utilizar para el tiramisú.





He hecho dos versiones, la versión tarta, con los bizcochos al rededor, así se puede desmoldar y presentar en plato y las versiones individuales en cacerolillas.




Espero que os animéis a hacer esta receta, porque todo el mundo que prueba este tiramisú se queda enganchado. Además está más rico de un día para otro, así que si tenéis una cena, ya tenéis el postre hecho del día anterior,


Tiramisú
Ingredientes:

250 gr de queso mascarpone
250 ml de nata para montar (35% materia grasa y fría, del frigorífico)
2 yemas de huevo
3 cucharadas azúcar
6 cucharadas licor tía maría (o licor café, o amaretto...)
1 vaso de café frío
Bizcochos de soletilla (los duros, tipos savoiardi)
Cacao en polvo sin azúcar

Batir las yemas con el azúcar, hasta que cambien de color, y doblen su tamaño.
Por otro lado, montar la nata (para que la nata monte tiene que estar fría y tiene que tener por lo menos un 35% en materia grasa). Cuando esté montada, añadimos el queso mascarpone, la mezcla de las yemas y el azúcar y 3 cucharadas de tía maría (La receta original es con amaretto) y volvemos a batir, hasta que la consistencia vuelva a ser como la de la nata montada. Reservamos.

En un plato hondo, echamos el vaso de café frío con otras tres cucharadas de tía María (o amaretto). Mojamos, los bizcochos por los dos lados, simplemente, mojar y sacar, para que así no pierda la consistencia ni la textura.

Montamos los tiramisús poniendo una capa de bizcochos mojados, una capa de la crema de mascarpone, y una capa fina de cacao, hacemos estas capas un total de dos veces.
A la nevera a reposar por lo menos 8 horas, mejor que sea de un día para otro. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada